Anadir esta pagina a favoritos
¡Compartir!

Renovación, Santidad y Misión

Estudio III: La Santidad Comunitaria de la Iglesia y la Necesidad Económica

Quisiera explorar en este estudio el tópico de "La Santidad Comunitaria de la Iglesia y la Necesidad Económica". La frase viene de Mateo 6:32 "vuestro padre celestial sabe que tenéis necesidad de todas estas cosas". "Estas cosas" son cuestiones de comida y vestido, en fin, todo lo que es necesario para nuestro bienestar físico. También "la necesidad" aparece en Hechos 2:45 y 4:34-35. La mente de Cristo se ocupa también de estas cosas. Si no, no nos hubiese enseñado a orar "El pan de cada día, dánoslo hoy" (Mateo 6:11). Aquí estamos hablando de pan real y no "espiritual".

He podido discernir por lo menos tres niveles para tratar estos asuntos en la Iglesia, porque pertenecen a nuestra santidad comunitaria igual que a nuestra santidad personal. Hay un pasaje bíblico clave que apunta a cada uno de estos niveles y los mencionaremos por turno.

I. Aliviar las necesidades económicas de los miembros de la iglesia es responsabilidad de todos. Esto incluye a los miembros laicos como a los pastores.

A. El ejemplo es de la Iglesia Primitiva. Hechos 2:44-45 y 4:32-35:"Todos los que habían creído estaban juntos, y tenían en común todas las cosas (44); y vendían sus propiedades y sus bienes, y los repartían a todos según la necesidad de cada uno (45)".

"Y la multitud de los que habían creído era de un corazón y un alma; y ninguno decía ser suyo propio nada de lo que poseía, sino que tenían todas las cosas en común (32). Y con gran poder los apóstoles daban testimonio de la resurrección del Señor Jesús, y abundante gracia era sobre todos ellos (33). Así que no había entre ellos ningún necesitado; porque todos los que poseían heredades o casas, las vendían, y traían el precio de lo vendido (34), y lo ponían a los pies de los apóstoles; y se repartía a cada uno según su necesidad (35)".

Lo primero que debemos notar aquí es la presencia poderosa del Espíritu Santo. Parece que nuestra disponibilidad de imitar a esta iglesia primitiva depende de cuán poderosa es la presencia del Espíritu entre nosotros. Ésta es santidad comunal, porque el Espíritu Santo está moviendo a la comunidad en esta dirección. Noten las frases: "eran de un corazón y alma" (4:32), "con gran poder los apóstoles daban testimonio de la resurrección del Señor Jesús, y abundante gracia era sobre todos ellos" (4:33). Para actuar en una forma tan desinteresada se requiere del poder y la gracia de Dios.

La segunda cosa que debemos notar es que como resultado de esto: "no había entre ellos ningún necesitado" (4:34), "tenían todas las cosas en común" (2:44) y "se repartía a cada uno según su necesidad" (4:35). Una de las responsabilidades en la iglesia es ver que todo el mundo tenga cubiertas las necesidades básicas de la vida: comida, vestimenta y un lugar donde vivir. Dios no quiere que la gente viva en pobreza extrema donde las necesidades básicas de la vida no estén satisfechas. La Iglesia tiene que preocuparse por esto en la sociedad en general (que es otro tópico) pero, como la Iglesia es "señal del Reino", es imperdonable que no seamos santos en nuestra propia comunidad de creyentes.

Esta iglesia primitiva fue una iglesia de autosostenimiento, aun con gente pobre. Así fue el caso, también, durante el Avivamiento Wesleyano en Inglaterra del siglo XVIII, con los mineros y los otros de los más pobres del país. Nos muestra que la pobreza no debe ser la razón para no suplir las necesidades básicas de nuestra gente, incluyendo a nuestros obreros.

B. Nuestra Iglesia Conexional intenta ministrar a todos, pero debe mejorar.

Creo que debemos reconocer que la forma conexional de nuestra Iglesia trata de ejemplificar el reto de la santidad comunitaria en cuanto a las necesidades económicas. Nuestra conexión metodista es una muestra concreta de que somos un solo Cuerpo de Cristo donde todas las partes se pertenecen mutuamente.

En una ocasión, cuando yo era superintendente del distrito de la sierra y la selva, fuimos a visitar una comunidad en la ceja de montaña que había expresado interés en llegar a ser una iglesia metodista. Después de estar con ellos el fin de semana decidieron que no querían ser metodistas por dos razones principales: El bautismo de párvulos y los fondos conexionales. No querían compartir sus recursos con gente que no fuera de su propia comunidad. Ésta tiende a ser la sicología de las denominaciones congregacionalistas. Yo creo que la conexionalidad es parte de nuestra vocación como metodistas, en el espíritu de Juan Wesley que dijo que el pueblo metodista es uno en todo el mundo. Somos una familia extendida y las necesidades de unos es asunto de todos. No sacrifiquemos esto. No debe haber necesidad económica dentro de nuestras congregaciones ni dentro de nuestra conexión. Esta es parte de la santidad comunitaria. Es parte de lo que quiere decir asumir la cruz de Cristo y ser siervos de todos.

II. La ansiedad económica puede paralizar al creyente y a la iglesia y puede destruir su fe.

El segundo nivel en nuestro estudio sobre lo que la mente de Cristo significa para cuestiones económicas en la iglesia es observar que la ansiedad económica no debe existir. El pasaje es bastante familiar pero escuchémoslo ahora a la luz de nuestra vocación de santidad comunitaria, Mateo 6:25-34: " Por tanto os digo: no os afanéis por vuestra vida, (note la forma plural, para la comunidad) qué habéis de comer y qué habéis de beber; ni por vuestro cuerpo, qué habéis de vestir (25)". (Y luego da los ejemplos de cómo Dios nos ha dado la existencia y afirma que también cuidará de esta existencia. Nos da el ejemplo de las aves del cielo y los lirios del campo). "Y si la hierba del campo que hoy es, y mañana se echa en el horno, Dios la viste así, ¿no hará mucho más a vosotros, hombres de poca fe? (30) No os afanéis, pues, diciendo: ¿Qué comeremos, o qué beberemos, o qué vestiremos? (31) Porque los gentiles buscan todas estas cosas; pero vuestro Padre celestial sabe que tenéis necesidad de todas estas cosas (32). Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas (33). Así que, no os afanéis por el día de mañana, porque el día de mañana traerá su afán. Basta a cada día su propio mal (34)".

En los versos que preceden, Jesús está hablando del peligro de la idolatría en la comunidad de creyentes. ¿Dónde está vuestro tesoro? "Porque donde esté vuestro tesoro, allí estará también vuestro corazón" (Mt. 6:21). Si el ojo de uno es malo "la luz que en ti hay es tinieblas..." (Mt. 6:23). Uno no puede servir a dos señores, "No podéis servir a Dios y a las riquezas" (Mt. 6:24).

Jesús señala la posibilidad de que en la Iglesia puede haber otro dios que no sea el verdadero Dios. Dice que la preocupación, "el afán", "la ansiedad", es esencialmente una posición de falta de fe "hombres de poca fe" (v.30).

Dice Jesús que lo que definimos antes como la mente gentil, puede ser lo que predomina en la Iglesia, "Porque los gentiles buscan todas estas cosas..." (v.32). El afán económico, cuando domina en la Iglesia es exactamente lo opuesto a la santidad comunitaria de la Iglesia. Es conformarse a este siglo, exactamente lo que el Señor no quiere que hagamos. Muestra que las prioridades de Dios han sido invertidas, lo que uno busca primeramente. "Buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas" (v.33).

Cuando no cumplimos la primera parte, suplir las necesidades de todos, el afán económico puede llegar a predominar y cuando esto pasa, la Iglesia corre el riesgo de reflejar más la mente de este siglo que la mente de Cristo. Puede ser idólatra y paralizarse. Vemos que suplir las necesidades de todos es también un acto espiritual. Estemos sobre aviso.

III. En el tercer nivel encontramos que el factor económico puede llegar a la destrucción y perdición de la Iglesia.

Si en el segundo nivel el factor económico puede paralizar la iglesia, en el tercer nivel, la puede destruir. Esto es lo que indica nuestro tercer pasaje, 1 Timoteo 6:3-10: "Si alguno enseña otra cosa, y no se conforma a las sanas palabras de nuestro Señor Jesucristo, y a la doctrina que es conforme a la piedad (3), está envanecido, nada sabe, y delira acerca de cuestiones y contiendas de palabras, de las cuales nacen envidias, pleitos, blasfemias, malas sospechas (4), disputas necias de hombres corruptos de entendimiento y privados de la verdad, que toman la piedad como fuente de ganancia; apártate de los tales (5). Pero gran ganancia es la piedad acompañada de contentamiento (6); porque nada hemos traído a este mundo, y sin duda nada podremos sacar (7). Así que, teniendo sustento y abrigo, estemos contentos con esto (8). Porque los que quieren enriquecerse caen en tentación y lazo, y en muchas codicias necias y dañosas, que hunden a los hombres en destrucción y perdición (9); porque raíz de todos los males es el amor al dinero, el cual codiciando algunos, se extraviaron de la fe, y fueron traspasados de muchos dolores (10)".

El pasaje habla de personas cuyo interés en cuestiones económicas va un paso más allá del anterior. Ya no es afán o ansiedad por la seguridad económica, sino que la motivación ha cambiado a desear el dinero. Son las personas que "quieren enriquecerse" (v.9) y "aman al dinero" (v.10). Han llegado a ser líderes en la Iglesia sólo para satisfacer sus ambiciones económicas. "Toman la piedad como fuente de ganancia" (v.5). Son personas que no "se conforma a las sanas palabra de nuestro Señor Jesucristo, y a la doctrina que es conforme a la piedad" (v.3). No tienen la mente de Cristo porque no siguen sus enseñanzas. Es más bien una mentalidad gentil llevada al extremo.

Las consecuencias de esta mentalidad son desastrosas. Caen en lo que el autor llama "tentación y lazo" (lo que Wesley traduce "snare", una trampa de la cual es difícil salir) (v.9). Comienzan con el primero de "los pecados mortales", el orgullo, "está envanecido, nada sabe" (v.4). Luego tienen "muchas codicias necias y dañosas, que hunden a los hombres en destrucción y perdición" (v.9). Ya han violado no solamente el mandamiento en contra de la idolatría sino también el mandamiento en contra de la codicia, deseando más y más. Como los del segundo nivel, "se extraviaron de la fe" (v.10). Sufren mucho porque "fueron traspasado de muchos dolores" (v.10). Y este sufrimiento es la manera que Dios usa para llamarles la atención.

En la Iglesia su manera de tratar con los demás se degenera. Caen en lo que vemos demasiado a menudo en nuestras iglesias. Es el escándalo público donde la gente de afuera nos critica más y es el punto donde la Iglesia misma sigue hacia la "destrucción y perdición" (v.9). Comienzan a pelear por cosas que no tienen tanta importancia, "se delira acerca de cuestiones y contiendas de palabras" (v.6). De las peleas nacen una serie de males, "envidias, pleitos, blasfemias, malas sospechas, disputas necias" (v.4-5). De aquí crece la falta de confianza, los celos, la ira, el desprecio a los demás. La Iglesia se involucra en lo que San Pablo llama las "maquinaciones" de Satanás (2 Cor. 2:11). Su estrategia es dividir a la Iglesia y la forma más fácil es poner sus miembros a pelear por cosas que no tienen importancia cuando el gran desafío de la Iglesia es su Misión. Cristo ha orado "para que todos sean uno; como tú, oh Padre, en mí, y yo en ti, que también ellos sean uno en nosotros; para que el mundo crea que tú me enviaste" (Jn. 17:2l). La unidad de la Iglesia es para que el mundo, viendo esta unidad, pueda creer. La unidad esencial para la misión.



Iglesia Metodista del Perú

La Biblia

El Aposento Alto

Wesley Center

Sociedades Biblica Peruana

Cultura General

Biblioteca Digital

e-comunidad

Cadena de Oración

Pedidos de Oración

mi matrimonio

Les pido porque mi marido encuentre a Dios y mi matrimonio siga adelante, porque el tuvo una amante la cual no es una buena mujer, porque está acostumbrada a tener hijos para todas las parejas que t...

maría

Gracias Dios pq se que escuchas mi suplica

Pido oracion pq DIOS NUESTRO SEÑOR, toque y llene el corazon y todo el ser de mi exnovio szm,de amor, de humildad, nobleza y tolerancia, que la desicion que mi ex tomo de terminar la relacion halla s...

Esperanza

RE: alejar de malas amistades a mi hijo

sr. te pido que me ayudes alejar a esas malas amistades que están al rededor de mi hija ya que van por el camino equivocado tu mejor que nadie sabes quienes son te lo pido de corazón iguala por el c...

yudith

RE: para sacar a mi hijo de las drogas

sufro mucho mi hijo esta metido en la dogras es un niño encantador pero cuando le falta en super agresivo pero le quiero con toda mi alma recen por el...

maria

alejar de malas amistades a mi hijo

alejar de malas amistades a mi hijo...

isabel

Copyright © 2010-2011 Rev. Jorge Bravo-Caballero, Lima-Perú; Todos los derechos reservados.

Este sitio permite usar la información ofrecida con fines educativos o litúrgicos y debe ser nombrada como fuente de referencia.